On dit NON à la consignation!

26/07/2015 Wobax Media

On dit NON à la consignation!

Le decimos NO a la consignación.

Así de combativo empieza este espacio de opinión; y es porque, a las prácticas obsoletas, no hay que darles cuartel.

Repasemos:

consignación: 1. f. Acción y efecto de consignar.

consignar: 7. tr. Com. Enviar las mercaderías a manos de un agente o comisionista. (http://rae.es, consignar)

De las 10 acepciones que la Real Academia Española admite para esta acción, recién la séptima refiere al modelo comercial, mientras que el resto hace referencia a deudas por pagar y mercadería inmovilizada. Esta metodología es, como se dice comúnmente, “re ‘90s”.

La mercadería en consignación consiste básicamente en entregar una cantidad de productos a un comercio o comerciante, libre de costo, para que éste la comercialice a cambio de un honorario o comisión. ¿En qué ganamos nosotros? Principalmente visibilidad, aunque también es un método útil para liberar espacio de depósito, mientras que a la vez se moviliza la mercadería (como puede ser el caso de los libros). También es una metodología efectiva para operaciones intra-company.

Si no te aplica ninguno de los 3 casos antes descritos, entonces la consignación puede ser contraproducente. Significará que tendrás mercadería inmovilizada -porque no la podés disponer cuando quieras-, a un precio pesificado -el precio se pacta con el comerciante y rara vez se ajusta por inflación (¡35% anual!)-, en un comercio sobre el que no tenés decisión -el dueño no te pagó, por lo que no tiene tu misma urgencia por vender- y donde competirás directamente con otras marcas -en muchos casos en comercios multimarca-.

Ya puedo escuchar a los comerciantes irascibles increpar “¿y cómo van a hacer para mostrar sus productos?; ¿cómo van a adquirir la masa de clientes?; ¿alguien por favor quiere pensar en los niños?” (la última es una referencia a un programa popular).

Actualmente existen muchas alternativas a esta arcaica manera de hacer negocios en la que, tradicionalmente, los productores están en desventaja, particularmente los emprendedores de diseño. Te tiro una idea: Facebook; las redes sociales permiten hacer anuncios localizados para cientos de millones de usuarios en el mundo. Tienen datos etarios, laborales, geográficos, de gustos musicales, cinematográficos, literarios, etc. Con el surgimiento de las tiendas on-line, no se hace indispensable (al principio) un local a la calle para vender y, con Google Ads, no hace falta tener una base de clientes para generar tráfico.

Si lo que te interesa es ser un revolucionario del mercado, te tiro otra idea:crowdfund o financiamiento colectivo. Páginas como Kickstarter ó Idea.me te dan la posibilidad de publicar un proyecto, ver la respuesta de la gente, juntar plata para producir y comenzar a colocar tus diseños.

Internet está lleno de propuestas, alternativas y posibilidades para evitar exponerte a una situación poco favorable; por eso te invito a esta revolución. Y como de revoluciones nadie sabe tanto como los franceses:

¡ON DIT NON À LA CONSIGNATION!

Comment (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *