HACER NEGOCIOS EN #CHINA

01/02/2018 Wobax Media

HACER NEGOCIOS EN #CHINA

Sabemos que las oportunidades en China son cada vez más grandes y rentables. Hoy es la segunda mayor economía mundial detrás de Estados Unidos, y es uno de los mayores socios comerciales de la Argentina, tanto en exportaciones como en importaciones. El gigante asiático se ubica en el puesto N°78 del ranking Doing Business.

La cultura milenaria china se ve reflejada en las relaciones de negocios, éstas son coherentes con la cultura, la idiosincrasia, la historia y el pensamiento oriental.

Para poder entablar una futura acción comercial con el país, es importante tener en cuenta algunos patrones de conducta y protocolo para no caer en errores involuntarios que podrían arruinar todo.

Si bien el uso del inglés es considerado una herramienta necesaria para las relaciones con terceros países, es aconsejable que se disponga de algunos conocimientos básicos del chino mandarín, para facilitar el viaje y demostrar interés por derribar la muralla idiomática. Siempre se recomienda contratar a un intérprete, que esté familiarizado con la misión comercial y sepa los pormenores de la negociación.

Para los empresarios chinos, las relaciones personales tienen mayor relevancia que las condiciones contractuales. Una relación sólida, duradera y basada en el respeto será la que marque el avance de las relaciones comerciales entre las partes. Por este punto es imprescindible que se invierta en dinero y en tiempo para poder crear lazos fuertes. Es de esperar que reciba invitaciones a actividades de carácter social, cenas, comidas, visitas culturales, con el fin de profundizar la relación, no debe evitar ni rechazar estos encuentros, porque estas “distracciones sociales” son consideradas como una etapa más del proceso de negociación.

 

Una vez derribada la barrera idiomática (gracias a un intérprete) surgen otros problemas en la comunicación, y tienen que ver con los conceptos y expresiones propias de la cultura china que se transmiten. Una respuesta como “si” o “no” es complicado de obtener de la boca de un negociador chino, éste utilizará alternativas para expresar una negativa o una afirmación, por esto es común escuchar expresiones como “no de momento” o “probablemente”.

Como los negocios en China se consolidan a partir de las relaciones personales que se entablen, es necesario invertir tiempo en construir una base sólida y pensar al país como un mercado a largo plazo.

Si lleva regalos tenga en cuenta que no debe obsequiar nunca un reloj en China, ya que existe una superstición de que el destinatario comienza a contar las horas que le quedan de vida. Un detalles que será bien visto es envolverlos en papel rojo, es el color de la buena fortuna,y evite el papel amarillo, ya que está intimamente relacionado con la muerte.