#BLOCKCHAIN: ¿APLICARLA AL COMERCIO INTERNACIONAL?

01/03/2018 Wobax Media

#BLOCKCHAIN: ¿APLICARLA AL COMERCIO INTERNACIONAL?

La blockchain o cadena de bloques es la tecnología que sustenta la vida de la criptomoneda bitcoin, pero hace poco comenzó a experimentarse en otros sectores, por fuera del mundo financiero. La blockchain representa varios desafíos y oportunidades que pueden cambiar el mundo tal cual lo conocemos, o al menos, algunos aspectos.

El concepto surge en 2008 con la aparición de un paper firmado por Satoshi Nakamoto, que proponía un medio de pago global sin intermediarios, entre usuarios, sin bancos ni reguladores del Estado. Así, en enero de 2009 nace el bitcoin, la primera moneda digital descentralizada que permite transacciones entre particulares sin estar mediada por ninguna autoridad, sino verificada por los usuarios.

“El blockchain es, al igual que el papel carbónico, una tecnología de confianza.”, asegura el  Director de Prince Consulting, Lucas Jolías, quien ha llevado adelante proyectos de Blockchain y Gobierno“En toda la historia hemos tenido tecnologías de confianza y de registro. El ejemplo más simple es el del papel carbónico, que permite hacer copias de un mismo documento o información al instante, asegurando que, por ejemplo, todos los involucrados tengan la misma copia de un contrato”, explica.

Entonces, blockchain es una gran base de datos distribuida donde se lleva registro de cada transacción o intercambio que se realice. “Lo innovador es que el registro se encuentra distribuido en cada uno de los integrantes que forman parte del proceso y al no ser una base centralizada, es imposible su modificación, ya que una vez que un dato ha sido publicado y enlazando a un bloque anterior, el bloque es validado por toda la red en tiempo real, dando confianza y certeza a todos los nodos integrantes de la red”, relata Jolías.

Como vemos, confianza y trazabilidad son características fundamentales de la tecnología Blockchain, ya que permite reconstruir la cadena de archivos e información hacia atrás, certificando cada movimiento.

¿Quién se encarga de certificar la información? En caso de bitcoin u otras blockchain públicas lo hacen los llamados mineros, quienes resuelven problemas matemáticos utilizando una gran capacidad de cómputo, a través de la cual construyen toda la cadena de transacciones hacia atrás. Si la información es válida se agrega un nuevo bloque a la cadena y comienza el proceso nuevamente. 

Ethereum es otro sistema que utiliza blockchain públicas, que  a diferencia de bitcoin (que sólo registra los input y output) permite que cada transacción conlleve determinadas reglas. Por ejemplo, si A y B apuestan $100 a que gana Boca o River el partido del domingo, se le da la orden que al finalizar el partido se certifique el resultado y al ganador se le acreditará el dinero. Es similar a un débito automático, pero descentralizado, sin el banco como intermediario y se denomina smart contracts (contratos inteligentes).

Existen blockchain públicas y abiertas, como Bitcoin y Ethereum, que permiten que cualquiera pueda entrar a participar de esa red, y privadas, donde se necesitan permisos para poder  participar o invitación para ser veedor.  A diferencia de las públicas, las privadas no necesitan mineros que verifiquen la información, sino que puede tener otros métodos para certificar, como la firma digital que, en definitiva, es una clave criptográfica.

Entonces la tecnología blockchain ofrece confianza, trazabilidad, certificación y descentrabilidad, lo que representa gran potencialidad para diferentes sectores. Si bien se encuentra en una etapa de experimentación y todavía no están claras las oportunidades y los riesgos que puede conllevar, está claro que actores como el Estado, los bancos y los organismos de control deberán replantearse el uso de blockchain. Esto podría colaborar a que los procesos sean más eficientes y transparentes.

Blockchain y Comercio Exterior

El comercio internacional es una actividad que registra sus inicios como práctica formal en la época de los fenicios. A lo largo de los años se ha perfeccionado, principalmente en el grado de eficiencia en la cadena logística, permitiendo que el mundo opere en un ámbito globalizado e interconectado. Pero también ha acumulado vicios, en algunas ocasiones vinculados a actividades ilícitas con las que se asocia al traslado de mercadería transfronteriza (como el contrabando), que han obstaculizado el ritmo planteado por la modernización en los mecanismos de control de las instituciones intervinientes y la seguridad en las transacciones entre exportadores e importadores.

Debido a la naturaleza de la plataforma de validación y almacenamiento de datos a través del cual trabaja la tecnología blockchain, la asociación a los sistemas de comercio se presenta como un paso lógico en la evolución de esta actividad. Si bien la implementación depende, en gran parte, de los operadores privados, es el Estado quien debe brindar el marco normativo y de fiscalización para que blockchain pueda madurar como una herramienta práctica para la facilitación y mejora del comercio.

Podemos citar algunos ejemplos de experimentación que se están realizando en estas áreas. El supermercado Walmart está probando en China esta tecnología para medir la trazabilidad de la carne de cerdo que se vende en sus góndolas. De este modo, a través de blockchain, el retailer puede controlar el producto desde que sale de la granja hasta la entrega al consumidor final, certificando que no haya perdido la cadena de frío ni haya sufrido algún percance en el manipuleo del bien.

Por otra parte, a fines de 2017 el banco BBVA Francés realizó una prueba piloto para agilizar el circuito burocrático del comercio internacional. La prueba consistió en la presentación de la documentación en una operación real de exportación-importación, desde México a España. Como resultado, lograron que un circuito que generalmente tarda entre 7 y 10 días, con blockchain se certificó y se redujo a 2,5 horas.

Finalmente, se destaca que la empresa de logística internacional Maersk junto a IBM, anunciaron que crearán un joint venture con tecnología blockchain con el objetivo de mejorar el comercio mundial, sin brindar mayores detalles al respecto. En un comunicado de prensa la naviera detalló, simplemente, que el objetivo de utilizar la blockchain es crear “métodos más eficientes y seguros para el manejo del comercio global”, que brindará “más transparencia y simplicidad en el movimiento de mercancías a través de las fronteras y las zonas comerciales”.

Existen expectativas sobre los beneficios que podría traer la tecnología blockchain al comercio exterior, como en áreas de seguridad fitosanitaria, cadenas de producción, sistemas de pago e, incluso, la logística misma, entre otros. A pesar de las pruebas llevadas a cabo, los mecanismos a través de los cuales esta tecnología puede mejorar los sistemas de comercio aún no están del todo claros, pero la complementación entre estos conceptos se hace cada vez más evidente.

En Wobax entendemos que la competitividad internacional se logra a través de la creatividad para resolver problemas, por eso desarrollamos soluciones integrales diseñadas a medida para potenciar los negocios internacionales de nuestros clientes.

Por lo que continuaremos analizando las diversas oportunidades que presenta, una tecnología como Blockchain, enfatizando en los mecanismos regionales de control, las aplicaciones y mejoras objetivas en las transacciones comerciales globales.

Lucas Jolías: Director de Prince Consulting, docente e investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y de la Universidad Tecnológica Nacional (Argentina). Fellowship OEA de Gobierno Abierto en las Américas. @lucasjolias