¿QUÉ SIGNIFICA LA GUERRA DE COMERCIO QUE LANZÓ TRUMP?

20/03/2018 Wobax Media

¿QUÉ SIGNIFICA LA GUERRA DE COMERCIO QUE LANZÓ TRUMP?

La Casa Blanca acaba de disparar una guerra comercial con la firma de la suba de impuestos a la importación de acero y aluminio. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump venía anunciando desde hace días esta medida que generó una enorme preocupación internacional. ¿Qué significa este conflicto y cómo afecta a las exportaciones argentinas?

El Departamento de Comercio de los EE.UU. fue encomendado con una investigación orientada a determinar si, de manera indirecta, las importaciones de acero y aluminio presentaban una amenaza para la “seguridad nacional” del gigante del norte. El informe presentado al respecto concluye que, debido a las prácticas desleales que ejercen ciertos países en sus cadenas productivas, las fábricas nacionales no pueden competir con sus precios y corren riesgo de cerrar definitivamente sus plantas. Muchas de estas fábricas son, a su vez, proveedoras de la industria militar estadounidense, por lo que el cierre implicaría el desabastecimiento de insumos para la producción de armas y vehículos (terrestres, acuáticos y aéreos).

Es por ello que en nombre de la “defensa de la industria local y la seguridad nacional”, Trump firmó el pasado 8 de marzo, frente a un grupo de trabajadores metalúrgicos estadounidenses, la suba de impuestos para las importaciones de acero de un 25% y de aluminio de un 10%.

La firma se da tras una semana marcada por la confusión. Varios gobiernos, entre ellos, Japón, China, Alemania, la Unión Europea, México y Brasil criticaron la medida tras conocerla y anunciaron represalias a productos estadounidenses si se efectivizaba la norma.

Desde la Unión Europea redactaron una lista de productos “made in USA” a los que se le impondrán aranceles como respuesta. La nómina incluía jeans Levis, motos Harley-Davidson, whisky bourbon, jugos y cigarrillos. En la misma línea, el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, se expresó en  la red Twitter al respecto y advirtió que “una guerra comercial entre los Estados Unidos y el resto del mundo sólo fracasará! Nuestra respuesta sólo puede ser colectiva”, y adelantó que evaluarán las consecuencias de la medida en la industria metalúrgica francesa.

Brasil anticipó, en una nota conjunta de los ministerios de Relaciones Exteriores y Comercio, que recurrirá a todas las acciones necesarias en foros bilaterales y multilaterales para “preservar sus derechos e intereses”.

Por su parte, el gobierno chino presentó ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) un escrito de protesta y aseguró que darán una respuesta apropiada y necesaria ante los aranceles norteamericanos.

Desoyendo todos estos reclamos, el pasado 8 de marzo, Trump hizo realidad el anuncio, dejando exentos de la medida a Canadá, el mayor proveedor de acero de EEUU, y a México, el cuarto por detrás de la Unión Europea y Corea del Sur. Ambos países son socios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y se encuentran negociando su continuidad.

También se dejó abierta la posibilidad a que otros países argumenten su posición para exceptuarse de la tasa recientemente impuesta. “Si no quieren pagar impuestos, traigan su planta a Estados Unidos”, desafió Trump el día de la firma.

¿Cómo afecta esta medida a las exportaciones argentinas?

Por el lado de Argentina, el presidente Mauricio Macri se comunicó el viernes pasado con Donald Trump para expresar su preocupación por el aumento. Según trascendió desde Presidencia, Trump se comprometió a evaluar el pedido del mandatario argentino y en las próximas semanas se anunciará el procedimiento para los países que obtendrán el beneficio. Esta conversación tuvo continuidad a través de los funcionarios de competencia, como es el caso de Miguel Braun, quien ya le manifestó a su par norteamericano que la industria argentina no impacta sensiblemente a su balanza comercial, ni representa una amenaza para los productores locales.

Si bien es cierto que las importaciones de origen argentina de estos productos no afecta a la balanza de Estados Unidos, el impacto para los exportadores locales puede resultar grave. El acumulado de ventas de estos productos no alcanza el 1% del total de operaciones registradas en EE.UU., sin embargo, para la industria argentina, este destino representa el 54,05% del total acumulado de exportaciones de estos capítulos, siendo el aluminio el sector con más riesgo (el 71,94% de las exportaciones van a este destino).

 

Relación bilateral entre Argentina y EE.UU. por Capítulo Arancelario (valores expresados en miles de US$)

Las empresas más afectadas por la medida son Techint y Aluar. Ambas compañías representan la base de empresas multinacionales argentinas, con una gran historia y trayectoria en todo el mundo. En el caso de Techint tienen filiales y participan de proyectos de Joint Venture en prácticamente todas las regiones del planeta. El grupo empresario cuenta con un plantel total de más de 61.000 empleados, participa de manera bursátil en la Bolsa de Nueva York (NYSE), a través de una de sus empresas, Tenaris (TS).  En el caso de Aluar, es una empresa muy internacionalizada, el 70% de su producción se exporta a Estados Unidos, Brasil, Japón y Alemania, entre otros.

Cualquier medida que implemente EE.UU., podría tener consecuencias directas para estas empresas y sus cadenas de abastecimientos.

¿Cómo se moverán los jugadores globales?

Aún resta determinar cómo impactará esta medida al comercio mundial de estos productos y de las cadenas de valor a las cuales pertenecen. Por lo pronto, existe una expectativa, de parte de los importadores del país del norte, de aumento de precios en los insumos y, por consecuencia, en los productos terminados.

Estos aranceles entrarán formalmente en vigor a partir del día 23 de marzo a las 00:01hs. A partir de esta fecha será importante analizar los efectos de las medidas de Trump, particularmente en los siguientes puntos:

  • Cuál será el rol de EE.UU. en el eje estratégico/militar global, considerando que ya ha dado el primer paso en la búsqueda de proteger a la cadena de suministros de la industria militar nacional.
  • Qué consecuencias tendrá en sus relaciones internacionales con varios de sus socios militares.
  • Qué consecuencias tendrá en sus relaciones con varios de sus socios comerciales. Ejemplo de esto son las medidas del reciente acuerdo TPP11, del cual EE.UU ya no forma más parte; las medidas que pueda generar la Unión Europea para contrabalancear estas medidas; o en contraposición, los efectos positivos en los términos de intercambio con México y Canadá.
  • Cuáles serán los efectos que tendrá en la deslocalización de las inversiones por parte de los fabricantes de materia prima de acero y aluminio del mundo, particularmente si esto desviará el flujo de la Inversión Extranjera Directa (IED) hacia la industria local estadounidense en detrimento de otras regiones del mundo.
  • Consecuencias en el empleo, la inversión y la integración por parte de la cadena productiva intermedia y final de los productos de acero y aluminio de EE.UU.
  • Cómo repercute en otras industrias dependiente de estos bienes como ser: Automotriz, Maquinaria Agrícola, Construcción, Salud, que forman parte de uno de los entramados productivos más preponderante estadounidenses.
  • Qué consecuencias tendrá en las empresas del MERCOSUR, que en general tienen presencia global.  

 

Invitamos a todas aquellas personas que quieran compartir su análisis a que nos escriban y comenten, para poder incluir y citar sus opiniones en futuras publicaciones y análisis sobre estos temas.